Amenazas de la relación médico-paciente: combátelas

Existe una propuesta para declarar la relación médico-paciente Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. No es de extrañar, ya que sus cualidades son únicas y su potencial terapéutico, innegable. Sin embargo, ciertas amenazas planean sobre ella. Algunas son de índole política y económica. Otras tienen que ver más con cambios sociales. Te contamos 3 de ellas y lo que tú puedes hacer en la consulta para combatirlas.

 

1. Falta de tiempo

En una encuesta recientemente promovida en Twitter, se preguntaba a médicos de primaria lo que echaban de menos en sus consultas, y se daban como alternativas 4 aparatos (ecógrafo, dermatoscopio y alguno más). Apenas se marcaron esas opciones, pero había cientos de comentarios con una misma respuesta: tiempo.

En la mayoría de las consultas de atención primaria la falta de tiempo es, actualmente, una de las mayores amenazas. Cultivar una relación de confianza mutua necesita tiempo para escuchar, entender, explicar. Sin embargo, muchas consultas disponen de 5 minutos (o menos) para cada paciente, tiempo del todo insuficiente.

Aumentar ese tiempo debería ser un asunto prioritario de los gestores de la atención primaria. Hasta que eso suceda, te damos algunas ideas para optimizar el poco tiempo del que dispones en la consulta:

  • Delimita los motivos de consulta al principio de la entrevista, de forma que puedas organizar el resto de la visita.
  • Si los motivos de consulta son muchos o tan complicados que es imposible atenderlos todos en una visita, negocia con el paciente. Prioriza los más importantes para él y cítale para tratar los otros. Si le explicas que es para atender sus problemas con la dedicación que merecen, la mayoría aceptará encantada.
  • Aprovecha para continuar la anamnesis mientras el paciente se desviste y lo exploras.
  • Consensúa con enfermería las tareas de cada uno, sobre todo, con los pacientes crónicos.
  • Trata de realizar lo burocrático sin el paciente presente: informes, organización de historias clínicas, etc.

 

2. Expansión de los límites de la medicina

Desde hace años, parece que la medicina no tiene límites. Con esto nos referimos no solo al encarnizamiento terapéutico (parece que tenemos que alargar la vida en cualquier circunstancia), sino a la penetración de la medicina en todos los ámbitos. Se tiende a medicalizar la vida cotidiana y a crear enfermedades donde no las hay. Cualquier síntoma banal es motivo de consulta, lo cual no deja espacio para lo de verdad importante.

Además, los avances tecnológicos son tantos y el acceso a ellos es tan amplio que tanto médicos como pacientes confían más en ellos que en una buena anamnesis y exploración física. Con honestidad, ¿cuántas veces has mandado una radiografía o un análisis innecesario, solo porque el paciente te lo ha pedido?

El problema de las demandas cada vez mayores y de la medicalización de lo cotidiano exige medidas de educación sanitaria a la población que van más allá de tu consulta. Sin embargo, tú puedes aportar tu granito de arena. ¿Cómo?:

  • Educando y concienciando a tus pacientes sobre lo que es un motivo de consulta y lo que no.
  • Evitando pruebas y tratamientos innecesarios.

Es cierto que estas tareas educativas desgastan, sobre todo cuando llevan a conflicto. Habla con empatía, sin culpar ni juzgar, con un tono amable. No consiste en abroncar, sino en concienciar. No te enzarces en discusiones estériles.

 

3. Falta de adaptación a las nuevas tecnologías de la información

Internet, Dr. Google, las redes sociales… Los pacientes tienen muchas fuentes de información aparte del médico. Ahora opinan sobre su salud y no se conforman con creer a ciegas en tu palabra. La relación médico-paciente ha cambiado, ahora es más transversal. Y es bueno que así sea.

En vez de luchar contra ese paciente involucrado en su salud1, aprovéchalo en beneficio de la mutua relación. Apoya y dirige al paciente en su búsqueda en internet, y bucea tú mismo en las redes sociales2. Ya conoces el dicho: adaptarse o morir.

 

 

Referencias

  1. OMC. La relación médico-paciente. Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. 2017.
  2. Barragán Brun N, Arbonies Ortiz JC. Estrategias para gestionar el tiempo en la consulta de atención primaria. FMC. 2008;15(4):207-16.
PLM.198.02.2016 - Última actualización: 16/09/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.