Telemedicina: hazle un hueco en tu consulta

¿Cuántas veces has tenido un paciente en la consulta y has pensado: «No hacía falta que el paciente viniera para esto»? Seguro que muchas: actualizar tratamientos, comprobar que el paciente evoluciona bien con lo que le pautaste, resolver dudas sobre la medicación… Estas son solo algunas de las situaciones que la telemedicina resuelve.

 

¿Qué es la telemedicina?

Hay muchas definiciones, pero el denominador común es la distancia: la interacción entre médico y paciente (o entre profesionales) tiene lugar sin contacto físico, mediante algún sistema telemático. Esto incluye la teleconsulta, las aplicaciones para móviles (monitoreo de constantes, recogida e interpretación de síntomas...), el envío de imágenes y otros datos, etc.

La telemedicina tiene muchas ventajas, tanto para el profesional como para el paciente:

  • Mejora el acceso a la sanidad, lo cual es importante para personas que viven en zonas apartadas o que tienen problemas de movilidad.
  • Ahorra tiempo y dinero (del paciente y del médico).
  • Disminuye la frecuentación.
  • Favorece la atención continuada.
  • Mejora la comunicación entre primaria y especializada.
  • Mejora la formación de los médicos y la educación en salud de los pacientes.

Una de las principales desventajas es la posible deshumanización de la atención, al perderse el contacto físico directo. Sin embargo, nada impide que coexistan las visitas presenciales y las telemáticas. De hecho, deben coexistir, para limitar la posibilidad de errores diagnósticos y para atender pacientes o enfermedades que requieran de especial «calor humano».

Otras desventajas esgrimidas por sus detractores son la difícil gestión de la seguridad y confidencialidad de la información. También la posibilidad de hackear los programas informáticos y de que la información caiga en malas manos.

 

¿Qué necesito para usar telemedicina?

El término telemedicina engloba muchas posibilidades. En cualquiera de ellas necesitarás, por supuesto, la tecnología adecuada (como mínimo, ordenador con conexión a internet y sistema de videoconferencia). Pero, también, necesitarás tiempo. La telemedicina ahorra tiempo, pero ¡no se hace sola!

Legalmente, aunque la telemedicina no está expresamente regulada, hay ciertos requisitos que se deben cumplir, tanto legales como éticos:

  • Todo el intercambio de información debe ser seguro y cumplir con la Ley de Protección de Datos de Carácter Personal.
  • No todas las consultas son posibles sin un contacto directo con el paciente; los límites de la teleconsulta deben estar claros tanto para ti como para tu paciente.
  • Deben figurar por escrito las condiciones de la teleconsulta (por ejemplo, que es orientativa y que, en función de su desarrollo, puedes solicitar al paciente una visita presencial).
  • El paciente debe autorizar la atención telemática.
  • Siempre debes identificarte, ya que el paciente tiene que saber quién le atiende.

Si trabajas en una consulta pública, dependes de los gestores para implantar cualquier programa, claro está. Sin embargo, la telemedicina está irrumpiendo poco a poco en las consultas de atención primaria, desde econsultas con otros especialistas hasta programas de seguimiento telemático de pacientes crónicos (mediante correo electrónico, aplicaciones móviles, teléfono y teleconferencia).

Estamos en una época en la que la atención primaria necesita un giro para seguir siendo sostenible y de calidad, por lo que cualquier idea en ese sentido (como, por ejemplo, un proyecto de telemedicina) que desees probar en tu centro de salud, seguro que es bienvenida. ¿Te animas?

 

 

Referencias

  • Ruiz Morilla RD, et al. Telemedicina en atención primaria: cómo afecta a los profesionales sanitarios. Revista de calidad asistencial. 2014;29(3):125-184.
  • Ávila de Tomás JF. Aplicaciones de la telemedicina en atención primaria. Atención Primaria. 2001;27(1).

 

 

Quizá pueda interesarte también

 

¿Cuál es la principal causa de muerte en DM2?

Visualiza el vídeo explicativo sobre cual es la principal causa de muerte con pacientes con diabetes tipo 2 (DM2)

Acceder

Guía práctica sobre el manejo de los pacientes anticoagulados

Descárgate la guía práctica sobre el manejo de los pacientes anticoagulados.

Acceder

Easy Project

Visualiza el vídeo del Dr. Carlos Cabrera presentando “Easy Project” una herramienta sencilla que simplifica el manejo de la EPOC.

Acceder

Quizá pueda interesarte también

 

Buenas Prácticas SEMG en el manejo de la DM2

El Dr. Carlos Miranda, presenta en un vídeo este documento práctico que hace una puesta al día en el conocimiento de la diabetes mellitus tipo 2 y su abordaje en el primer nivel asistencial.

Acceder

Resolvemos tus dudas

Respondemos a las dudas más frecuentes sobre Fibrilación auricular y anticoagulante, Farmacología de dabigatrán, Indicación, administración y posología, Interacciones con dabigatrán, efectos adversos... ¡y muchas más!

Acceder

La paradoja de la EPOC: inhalar sin esfuerzo.

El inhalador es clave en la eficacia del tratamiento. Accede a descubrir cual es la elección del inhalador más adecuado para que tus pacientes puedan inhalar sin esfuerzo.

Acceder

PLM.198.02.2016 - Última actualización: 19/11/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.