Pros y contras de escribir un blog de salud

Una vueltecita corta por internet es suficiente para toparte con un montón de blogs de medicina y salud. Algunos son claramente intrusivos, escritos por dios sabe quién. Otros los firman médicos con nombres y apellidos, algunos conocidísimos en la blogosfera: Lucía Galán (luciamipediatra.com), Rosa Taberner (dermapixel.com), Eugenia Miranda (mirandatrauma.com), María Madariaga (tuvidasindolor.es) o Maria José Mas (neuropediatra.org). ¿Te gustaría ser como ellos?

 

4 razones para empezar un blog de salud

Hay muchos motivos para escribir un blog de medicina (si eres médico, claro está). Te damos cuatro:

  1. Generar confianza y ganar pacientes. «¡Mi médico escribe un blog!». Este comentario puede ser el primero de uno de tantos, que hagan correr la voz y atraigan pacientes a tu consulta. Un médico cercano, que escribe un blog lleno de contenidos fiables y que resuelven problemas reales de la gente, genera confianza y funciona como un imán. Tu reputación irá subiendo y, con constancia, puedes convertirte en un referente en tu especialidad.
  2. Optimizar el tiempo de la consulta. Puedes remitir a tu blog a los pacientes que necesiten información sobre algún tema del que hayas escrito. Si empiezas el blog por las consultas más frecuentes, pronto ahorrarás un montón de tiempo y tus pacientes estarán encantados.
  3. Aprender. Por mucho que sepas sobre un tema, escribir te obliga a actualizarte. ¡No vas a escribir sin una mínima búsqueda bibliográfica!
  4. Sumar información de calidad a internet. Toda información veraz sobre salud en la web es un preciado tesoro, dado lo que se encuentra por ahí…

 

4 razones para no empezar un blog de salud

Por desgracia, no es oro todo lo que reluce en el mundo bloguero. Igual que escribir un blog da muchas satisfacciones, también tiene sus desventajas:

  1. Requiere tiempo y esfuerzo. Mucho tiempo y mucho esfuerzo. Al principio, escribir es excitante, pero con el tiempo es más complicado de lo que parece. A veces, tendrás qe sacar tiempo de debajo de las piedras.
  2. Tienes que crear el blog. Aunque es bastante sencillo y existen plataformas (como wordpress), lo cierto es que un blog atractivo necesita muchas horas para crearlo… o pagar a alguien para que lo haga por ti.
  3. Necesitas constancia y organización. Para publicar un artículo de vez en cuando, mejor ni empieces. Si quieres crearte una buena reputación y que tu blog sirva para algo, debes ser constante (al menos, 1 artículo cada 15 días). Debes tener un calendario de contenidos, con los temas y fechas en las que los publicarás durante los siguientes 6 meses.
  4. No basta con escribir. Tener un montón de artículos utilísimos para tus pacientes no sirve de nada si nadie te lee. Esa es la parte más difícil: llegar a la gente. Para ello, aparte de tener artículos prácticos y bien escritos, tienes que ser activo en las redes sociales y difundir tus artículos en ellas.

Para ti, ¿qué pueden más: los pros o los contras?

 

 

Referencias

  1. Miller EA. Diagnosis Blog: Checking Up on Health Blogs in the Blogosphere. AJPH. 2010.

 

PLM.198.02.2016 - Última actualización: 16/09/2019
Uso de cookies

 

Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.