Cuidados del paciente con ictus

Se denomina ictus a un trastorno de la circulación cerebral, de comienzo súbito, que puede estar provocado por la falta de flujo sanguíneo en una parte del cerebro debido al taponamiento de un vaso (isquemia cerebral) o a la rotura de un vaso cerebral (hemorragia cerebral). La gran mayoría de los ictus son isquémicos. 
El trastorno clínico y el tiempo de recuperación tras un ictus dependen de varios factores: como la extensión y la zona del cerebro afectada, la rapidez con la que se logra restablecer el riego sanguíneo y el estado de salud previo. 
En el caso del ataque isquémico transitorio, la recuperación puede suceder en minutos u horas. Habitualmente, la recuperación se produce en semanas o meses y, a pesar de la rehabilitación, puede quedar algún tipo de secuela.
Los consejos que se dan a continuación, para el cuidador o para el propio paciente, dependerán del grado de afectación que el ictus haya producido.

Comunicación

  • Algunos pacientes pueden tener dificultad para hablar. En estos casos, y si la comprensión es normal, se pueden utilizar fichas con dibujos (sed, hambre, dolor, orinar, etc.) o utilizar un papel o una pizarra para escribir.
  • Hable con la persona de frente, vocalizando, utilizando palabras sencillas y frases cortas.
  • El paciente no es un niño. Háblele como a un adulto.
  • Hable sin levantar la voz.
  • Estimule los progresos que haga en el lenguaje. Déjele acabar las frases, no le corte.
  • Realice preguntas sencillas cuya contestación sea sí o no.

Aseo e higiene personal

Es importante cuidar la higiene del paciente para evitar infecciones, especialmente si hay incontinencia urinaria o fecal.

  • Siempre que sea posible, aunque sea con cierta dificultad, es preferible que sea el propio paciente quien realice su higiene personal. Recuerde que hasta que esté totalmente recuperado nunca debe quedarse solo en el baño.
  • Si el paciente no puede levantarse de la cama para ir al baño, el aseo se llevará a cabo en la propia cama empleando una esponja, agua templada y jabón neutro. 
  • Comenzar por cara y manos y continuar por pecho, muslos, espalda, genitales y pies. Es muy importante secar bien los pliegues de la piel, ya que la presencia de humedad favorece el crecimiento de bacterias y hongos. 
  • Aplicar después crema hidratante. No utilizar ningún tipo de alcoholes (romero, colonias, etc.). 
  • Para entrar en la bañera se debe apoyar primero la pierna afectada, y para salir la no afectada. 
  • Colocar una silla o un taburete de plástico en el plato de la ducha facilita el aseo.
  • El suelo de la bañera debe tener una goma antideslizante.
  • Se debe colocar un asidero en la pared de la ducha o bañera para que el paciente pueda agarrase y evitar caídas. Se pondrá también un asidero al lado del WC.
  • Para el afeitado se debe usar maquinilla eléctrica, excepto si el paciente lleva marcapasos. 
  • No olvide la higiene bucal.

Vestirse

  • Para que la independencia del paciente progrese, hay que intentar que se ponga por sí mismo todas las prendas que le sea posible y reservar la ayuda del cuidador solo para aquello que no pueda realizar.
  • Al principio es recomendable utilizar ropa cómoda, holgada, fácil de poner y quitar, con velcro en vez de botones.
  • Se recomienda el uso de zapatos cómodos y cerrados para que el pie esté sujeto. Se puede utilizar un calzador de mango largo.
  • Es mejor vestirse y desvestirse sentado. Comenzar a vestirse por el lado afectado y a desvestirse por el lado no afectado. 

Alimentación e hidratación

  • Es fundamental seguir una dieta variada, rica en proteínas (carne, pescado, huevos y leche), fibra (legumbres, fruta y verdura) y baja en sal, evitando grasas y fritos. Los alimentos ricos en fibras deben tenerse en cuenta para evitar el estreñimiento. 
  • En función de la dificultad para tragar, se administrarán alimentos de fácil masticación o triturados. 
  • Para comer o beber, el paciente debe estar sentado (en un sillón o en la cama) para evitar atragantarse. La comida se debe dar por la parte de la boca no afectada.
  • Se deben tomar 2 l de líquidos al día. Los líquidos se tomarán en pequeños sorbos o a cucharadas.
  • Para facilitar la deglución, que puede estar alterada, puede ser conveniente espesar los líquidos añadiendo un espesante. 
  • Si el paciente precisa sonda nasogástrica, siga todas las indicaciones del nutricionista. Incontinencia urinaria.
  • Si no hay incontinencia y el paciente está consciente, se debe utilizar la cuña o una botella para evitar la maceración de la piel que puede provocar el uso de pañal.
  • Si el paciente presenta incontinencia urinaria, se utilizarán protectores absorbentes en las mujeres y colectores en los hombres, evitando en lo posible las sondas vesicales.
  • La higiene de la zona genital es muy importante y se debe realizar siempre que sea necesario. 
  • Anime al paciente a ir al baño cuanto antes.

Movilización postural de los pacientes. Prevención de escaras y úlceras

  • Es importante que el paciente permanezca fuera de la cama (sentado en una butaca o sillón) el mayor tiempo posible.
  • Se procurará que el paciente realice paseos breves con o sin ayuda de personas o soportes técnicos (bastón, andador, etc.) según sus limitaciones. 
  • Se deben retirar los obstáculos con los que pueda tropezar (alfombras, sillas, cables, etc.). 
  • El paciente (por su cuenta o con ayuda del cuidador) deberá mover todas articulaciones al menos 2 veces cada día para evitar la rigidez articular.
  • Para evitar las malas posturas de pies y tobillos, se recomienda mantener las extremidades en un ángulo correcto con la ayuda de cojines.
  • Las parálisis provocadas por el ictus hacen que ciertas zonas del cuerpo estén expuestas a apoyos prolongados. Esta situación va a provocar alteraciones en la piel que conducen a la formación de escaras y úlceras. Los lugares más frecuentes en los que aparecen estas lesiones son: zona sacra y espalda, tobillos, caderas y rodillas.
  • Para prevenir las escaras, se realizarán cambios de postura con frecuencia y se aplicará masaje con crema hidratante de forma circular en espalda y prominencias óseas. Si aparece enrojecimiento en esas zonas, evitar el roce y dejarlas al aire.
  • En el paciente totalmente incapacitado se deben realizar cambios posturales cada 3 o 4 h. Se pueden utilizar dispositivos ortopédicos como colchones y cojines antiescaras. 
  • Si aparen úlceras, se deben realizar curas de Enfermería para su correcto tratamiento.

Descanso y sueño

  • Hay que procurar que el paciente no duerma durante el día para evitar el insomnio nocturno.
  • El ambiente durante la noche debe ser tranquilo. Puede que sea necesario algún pequeño foco de luz durante la noche que les permita reconocer donde están si se despiertan. 

Ocio y tiempo libre

  • El ictus no debe cambiar radicalmente la vida del paciente. Es importante que trate de mantener su vida social y aficiones teniendo en cuenta sus limitaciones. 
  • Está demostrado que mantener una vida social activa mejora el estado psicológico del paciente y facilita la recuperación. 
  • Si al paciente no le es posible salir a la calle por cualquier motivo, puede plantearse una vida social en casa y recibir visitas.

ENLACES DE INTERÉS

PLM.198.02.2016 - Última actualización: 27/11/2018
Uso de cookies
Esta página Web utiliza Cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y analizar los hábitos de navegación del usuario. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración de cookies u obtener más información visitando nuestra Política de Cookies.